C/ Enmedio 90 1º 1ª
617101947
mt.esbri@icacs.com

HERENCIAS

Abogados de Castellón especialistas en Derecho de familia.

El Testamento

–   Cuando existe testamento en la sucesión, las reglas de la herencia están marcadas.

–   El testamento (el término proviene del latín testatio mentis, que significa “testimonio de la voluntad”) es el acto jurídico por el cual una persona dispone para después de la muerte del dueño, que puede ser un familiar o una persona a la cual se le tuviere estima, de todos sus bienes o parte de ellos.

–   También hay doctrina jurídica que interpreta que la etimología del “testamento” no proviene de “testario mentis”, sino que sus orígenes se encuentran en el vocablo “testis”, por lo que se hace referencia al testigo; es decir, el testamento no tiene significado como expresión material de voluntad, sino que es un acto en el que se atestigua esta voluntad.

–   El testamento también admite actos de carácter no patrimonial, como pudiera ser el reconocimiento de hijos.

–   Cuando una persona muere sin dejar testamento se dice que ha fallecido abintestato o intestada. Si bien generalmente el testamento es un acto jurídico en el que se hace una disposición de bienes, hay que reconocer que existen declaraciones de voluntad que no consisten en ello y que pueden ser materia de un testamento 

–   El testador es la persona que hace testamento.

–   Sólo puede testar quien tiene capacidad de obrar y la ley no se lo prohíbe expresamente. Por eso siempre que el demente pretenda hacer testamento en un intervalo lúcido, designará el notario a médicos que previamente le reconozcan, y no lo otorgará sino cuando éstos respondan de su capacidad, debiendo dar fe de su dictamen en el testamento, que suscribirán los facultativos además de los testigos.

–   El testamento es siempre un acto revocable. Por tanto, no hay ninguno definitivo hasta el fallecimiento de una persona. Así que puede ser sustituido o cambiado en cualquier momento.

–   En España, el testamento más normalizado es el testamento notarial, en el que el testador lo efectúa ante Notario.

–   Es muy común el testamento a favor del cónyuge, y los testamentos recíprocos entre cónyuges.  La idea que suelen tener es que el viudo o viuda se quede con los mayores derechos posibles, y en particular que pueda seguir disfrutando de la casa o de los bienes mientras viva, y que después pase a sus hijos por partes iguales.

–   La forma de hacer testamento es legando cada uno y respectivamente el usufructo “universal”, es decir, de todo lo que tenía el fallecido, al cónyuge que sobreviva, y nombrando herederos por partes iguales a los hijos.  Se suele denominar en el lenguaje común “del uno para el otro y a falta de los dos para los hijos”, y verdaderamente es una expresión que se ajusta perfectamente a su contenido. 

–   A veces nuestra intervención es necesaria para ofrecer soluciones a testamentos sencillos, dando cumplimiento a instrucciones del testador fácilmente interpretables. Otras veces para ejecutar con fiabilidad el testamento se hace imprescindible un Abogado Experto, porque la complejidad lo exige.

La Legítima

–   En el Derecho sucesorio, se llama Legítima a aquella porción de bienes de que el testador no puede disponer por haberla reservado la Ley a determinados herederos, llamados por ello herederos forzosos o legitimarios. Es decir, todo legitimario es heredero, mas no todo heredero es legitimario (hay una relación de género-especie).

–  Esta obligación se complementa con la norma de que una persona no puede donar en vida lo que no podría legar tras su muerte, por lo que la Legítima también afecta indirectamente a las transacciones inter vivos.

–   Por lo general, la preterición (olvido o no mención) de los herederos forzosos no perjudica la legítima.
 
–   La justificación formal de la Legítima, proviene de que el Derecho sucesorio basado en una reserva de la legítima proviene del Principio General de Protección de la Familia, y del derecho que surge de la consanguineidad. También es una protección tanto al cónyuge como, sobre todo, a los descendientes.

–   La crítica a la Legítima se basa en la limitación de esta condición legal a la autonomía de la voluntad, que debería primar en las declaraciones testamentarias, dado que una persona debería poder decidir el destino que da a todos sus bienes, ya que son de su propiedad.

–   La Legítima está compuesta de la legal y de la mejora.

–   La Legítimavariará en función de la situación familiar del testador cuando fallece:

            1.    En el caso de que el fallecido tenga descendientes, constituyen la legítima de los hijos y descendientes las dos terceras partes del haber hereditario del testador.

           2.   Sin embargo, si el testador así lo indica, podrá disponer de la mitad de la legítima (un tercio del total de la herencia) para aplicarla como mejora exclusivamente a los hijos o descendientes que éste designe
 
            3.    Si el testador no dispone nada sobre este tercio, su repartición se hará en la misma proporción que el primer tercio.

            4.    El último tercio restante de la herencia será el de libre disposición 

           5.   En el caso de que el fallecido no tenga descendientes, pero sus ascendientes directos estuviesen con vida en el momento de su muerte, constituye la legítima de los            padres o ascendientes la mitad del haber hereditario, salvo el caso en que concurrieren con el cónyuge viudo del descendiente causante, en cuyo supuesto será de una tercera parte de la herencia.

            6.    Por último, en el caso de que falleciese sin familiares directos, la legítima no existiría y tendría libre disposición de la totalidad de sus bienes.

–   En el Derecho civil español, la Legítima se define como: “Legítima es la porción de bienes que el testador no puede disponer por haberla reservado la ley a determinados herederos, llamados por esto herederos forzosos”.

–   Son legitimarios, los siguientes:

            1.- Los hijos y descendientes respecto de sus padres y ascendientes.
            2.- A falta de los anteriores, los padres y ascendientes respecto de sus hijos y descendientes.
            3.- El viudo o viuda respecto del cónyuge fallecido. Tendrá derecho de usufructo de una porción del haber hereditario.
            4.- Los hermanos e hijos de hermanos y demás parientes colaterales, no tienen en ningún caso la consideración de legitimarios.

–   La Renuncia a la Legítima se puede producir de dos formas diferenciadas:

                a.- Renuncia en vida del causante: Toda renuncia o transacción sobre la legítima futura entre el que la debe y sus herederos forzosos es nula, y éstos podrán reclamarla     cuando muera aquél; pero deberán traer a colación lo que hubiesen recibido por la renuncia o transacción.

                b.- Renuncia posterior al fallecimiento: Sólo será válida la renuncia a la legítima que realicen los herederos forzosos o legitimarios, si esta se produce con posterioridad al    fallecimiento del causante. Cabe especificar que el heredero forzoso que renuncia a su legítima lo hace por sí y por estirpes.

–   El testador no está limitado para disponer de sus bienes, ya que la disposición de sus bienes puede hacerla a título de legado, por donación, a título de heredero, y además el legitimario no necesariamente es un heredero

–   La ley establece por tanto que el causahabiente no puede hacer lo que él desee con el total de sus bienes, porque existen bienes que por ministerio de la Ley debe darles una finalidad: el paso a los legitimarios.

–   En realidad la Legítima pesa sobre bienes, y no sobre la herencia, ya que  heredero y legitimario, no son términos sinónimos: no todo heredero es legitimario

–  Cuando un heredero ve disminuidos hasta el límite de la legítima sus derechos hereditarios, o la propia legítima es perturbada, se hace imprescindible la opinión de un especialista.

El Albacea

–   Albacea deriva el término del árabe «al waci» (ejecutor), de modo que el albacea aparece etimológicamente relacionado con una figura dirigida a la ejecución del testamento, de la voluntad del testador.

–   Su naturaleza jurídica es la de un mandatario post mortem, es decir, una especie de gestor del interés del testador, que se convierte por sus facultades y función en un cargo especialísimo y de confianza.

–   El Albacea, también llamado testamentario, es aquella persona designada por el testador en su testamento para que vele por el cumplimiento de su voluntad expresada en el testamento.

–   El Albacea puede ser de diferentes clases:

            1.- Por sus facultades puede ser universal o particular
            2.- Por su número, uno o varios, y actuar mancomunada o indistintamente
            3.- Por razón del origen, testamentarios, legítimos y dativos

–   El albacea es un cargo testamentario que al mismo tiempo es voluntario, pues el designado no puede ser obligado a aceptarlo.

–   La naturaleza del cargo de albacea es:

             1.- Personalísima y gratuita, sin perjuicio de lo que corresponda por los gastos de partición.

            2.- Temporal, siendo el testador el que puede ampliar ese plazo, e incluso prorrogarlo, si bien esa prórroga también puede derivarse de la voluntad de los herederos   o del juez 

            3.- Con capacidad para obligarse lo que excluye al menor,  si bien hay que entender que el menor emancipado podrá ser albacea e incluso podrá ser albacea una sociedad  mercantil, por lo que la persona jurídica podrá desempeñar este cargo.

–   Nombrado el albacea, y habiendo aceptado éste el cargo, deberá dentro del plazo señalado, llevar a cabo las funciones que el testador le haya asignado y en otro caso las señaladas en la Ley.

–   Entre las más amplias facultades del Albacea está la de enajenar bienes muebles e inmuebles, cuando haya falta de metálico en la herencia sin que lo aporten los herederos, de forma que no puedan cubrirse los sufragios y los legados.

–   Puede el testador, por tanto, encomendar al Albacea unas amplias funciones, administrar la herencia, vender bienes y entregar su importe a los herederos, hacer la partición, todo ello con los límites legales de las legítimas.

–   El desarrollo de sus funciones por los albaceas no es omnímodo e incontrolable, ya que deben rendir cuentas a los herederos, y en el caso en que su nombramiento fuese dirigido a dar a los bienes la inversión o distribución señalada por el testador, las cuentas deberán ser rendidas al Juez.–   El albaceazgo termina por las causas señaladas en la Ley, muerte, imposibilidad, renuncia, remoción y transcurso del tiempo por el que fue nombrado.

–   No solamente regula esta figura el C.C., también lo hacen algunas Compilaciones Forales:

            1.- La Compilación catalana da a la figura una amplia regulación, coincidente en su mayor parte con la que ya vimos que daba nuestro Código Civil. Dicho código, no obstante, permite el nombramiento en testamento y además en heredamiento o codicilo, y no recoge la distinción de albaceas por el origen conteniendo, sin embargo, la clasificación, por las funciones, entre albacea universal y singular, que implica a su vez, distinguir entre el albaceazgo de entrega y el de realización.

           2.- La Compilación navarra regula así mismo esta figura, si bien de manera más breve, y también recoge la distinción entre albacea universal y singular, proporcionando a             aquéllos facultades suficientemente amplias para la realización de sus fines.

            3.- La Ley en Aragón, contempla la figura del albaceazgo y otorga carácter dispositivo al cargo que puede ser nombrado por el disponente en pacto sucesorio o testamento, señalando que pueden ser uno o más y que aquél puede con entera libertad establecer las determinaciones que tenga por conveniente. Así mismo dispone que para el caso  de testamento mancomunado el plazo señalado al albacea común se cuente en cuanto a cada sucesión desde la fecha del fallecimiento del respectivo causante

–   Las facultades del Albacea serán las que el testador le haya atribuido en el testamento y, a falta de tal atribución, serán las siguientes:

            a) Disponer y pagar los sufragios y el funeral del testador, conforme a lo dispuesto en el testamento o en su defecto según la costumbre del lugar.

            b) Entregar los legados que consistan en dinero en metálico.

            c) Vigilar el cumplimiento del resto de las disposiciones testamentarias y defender, incluso judicialmente, la validez del testamento.

            d) Tomar las medidas y precauciones necesarias para la conservación de los bienes de la herencia.

 
–   El Albacea asume responsabilidades en el mantenimiento y conservación del patrimonio hereditario.

–   Esa actividad debe ser protegida pero en caso de actuaciones indebidas del Albacea, debe ser corregida.

El régimen legal aplicable a las sucesiones en España depende del lugar en que el fallecido tuviese su ÚLTIMA RESIDENCIA.

Por tanto, el sistema hereditario será común, o específico, lo que vendrá determinado por el derecho del territorio o Derecho Foral; ello adquiere una gran importancia cuando el causante fallece sin haber otorgado testamento, por las modificaciones que introduce el régimen foral en la constitución de las legitimas

Una breve reseña a las principales características que al respecto presenta el derecho foral podría ser la siguiente:

¿Cómo se hereda en Navarra?

En los casos en los que no exista testamento, sucederán al fallecido:

  • Los hijos por partes iguales, o sus descendientes si alguno de ellos ha fallecido.
  • Los hermanos por partes iguales o, en su defecto, sus sobrinos en sustitución del hermano fallecido.
  • Los ascendientes de grado más próximo (los padres, los abuelos).
  • El cónyuge viudo.
  • Los colaterales hasta sexto grado.
  • La Comunidad Foral de Navarra.

Por su parte, es válido el testamento mancomunado o realizado de forma conjunta por dos o más personas en beneficio recíproco o entre las que otorgan o en el de un tercero.

El derecho navarro contempla el derecho del cónyuge que no estuviera separado legalmente a obtener el usufructo de todos los bienes que componen la herencia pero no reconoce la legítima a favor de los descendientes y ascendientes.

¿Cómo se hereda en Aragón?

En los casos en los que no exista testamento, la sucesión testamentaria tiene lugar en el mismo orden que la que se establece en derecho común con la particularidad de que el viudo tiene derecho al usufructo universal o de todos los bienes que componen la herencia y de que en última instancia heredaría la Comunidad Autónoma de Aragón.

También en este caso y entre las formas del testamento se admite el testamento realizado por ambos cónyuges de forma conjunta o testamento mancomunado.

El derecho aragonés contempla la legítima de las dos terceras partes de la herencia a favor de los descendientes (que deben figurar identificados en el testamento) pero es libre para distribuir este importe como desee. Así, puede dejárselo íntegramente a uno de ellos o repartirlo en la proporción que considere.

¿Cómo se hereda en Cataluña?

El orden sucesorio en los casos en los que no hay testamento es el del derecho común o general con la particularidad de que:

1.- El cónyuge heredaría antes que los padres o ascendientes.

2.- Cuando concurre en la herencia con los descendientes, tiene derecho al usufructo de toda la herencia.

Por su parte y, en defecto de los llamados a la sucesión, heredaría los bienes del difunto la Generalitat de Cataluña.

Respecto a la legítima de los hijos y descendientes su cuantía asciende a una cuarta parte del total de la herencia.

¿Cómo se hereda en Baleares?

El orden sucesorio para los casos en los que no hay testamento es igual al derecho común pero el cónyuge adquiere un derecho de usufructo más amplio.

Respecto a los herederos forzosos:

1.- En Mallorca y en Menorca, la legítima de los hijos y descendientes consiste en una cuarta parte de la herencia que adquieren por partes iguales.

2.- En Ibiza y Formentera si los hijos son menos de cuatro, la legítima consiste en una tercera parte de la herencia y si son más, en la mitad de la misma.

Por su parte, la legítima de los padres si no concurren con el viudo/a consistirá en la mitad de la herencia y en caso contrario en una tercera parte.

¿Cómo se hereda en el País Vasco?

Dentro del País Vasco debe distinguirse, a su vez, entre los siguientes territorios:

  • Vizcaíno no aforado: formado por los vecinos de Balmaseda, Bermeo, Durango, Ermua, Gernika, Lanestosa, Lekeitio, Markina, Ondarroa, Otxandio, Portugalete, Plencia, en la ciudad de Orduña y el actual término municipal de Bilbao, quienes se rigen por derecho común.
  • Vizcaíno aforado: Se admite el testamento mancomunado de los cónyuges y el testamento por tercero o comisario por el que se concede a una o varias personas el encargo de determinar los herederos y de distribuir los bienes.

Por su parte, los descendientes tienen derecho a las cuatro quintas partes de la herencia que pueden ser distribuidos libremente entre éstos.

En defecto de descendientes, los padres y ascendientes adquieren la mitad de la herencia.

También existen complejas normas sobre atribución y reparto de bienes troncales, con la finalidad de que tales permanezcan o regresen a la familia de la que proceden.

  • Tierra de Ayala: Rige en las localidades alavesas de Ayala, Amurrio, Lezama, Oquendo y en parte de Arzaniega. Su particularidad más importante es la libertad absoluta a la hora de disponer de los bienes.

Sí. Es posible desheredar. La desheredación consiste en privar de la legítima a un heredero forzoso. Esto solamente puede hacerse por testamento y basándose en alguna de las causas legalmente establecidas.

¿Se puede invalidar la desheredación?

Si la desheredación se realiza y no se expresa su causa, no se prueba la misma o es distinta de las que se establecen legalmente, puede ser anulada por los Tribunales.

Por su parte, si el desheredado niega la causa de desheredación, el resto de los herederos podrán acreditar ante el Juez que es cierta. En estos casos, no serán válidas las legítimas que contenga el testamento sino sólo los legados y demás disposiciones testamentarias realizadas al margen de las mismas (por ejemplo, las disposiciones sobre el tercio de mejora)

¿Se han de dar requisitos para desheredar?

Sí. No se puede desheredar sin más. Tan solo es posible hacerlo si concurre alguna de las siguientes causas genéricas de desheredación:

  1. Los padres no pueden heredar a sus hijos si los han abandonado, corrompido o prostituido.
  2. Tampoco puede suceder el que ha sido condenado en juicio por atentar contra la vida del testador, de su cónyuge, descendientes o ascendientes, incluso aunque tenga la condición de heredero forzoso (en cuyo caso perderá su derecho a la legítima)
  3. El que hubiese acusado al testador de cometer un delito que pueda ser castigado con la pena de prisión grave (al menos de 6 años), si la acusación se declara calumniosa.
  4. El heredero mayor de edad, que sepa que el testador ha fallecido de forma violenta y no comunique su muerte a la justicia, salvo en los casos en los que ya se estuviese investigando.
  5. El que con amenaza, fraude o violencia obligue o impida al testador a hacer testamento, modificarlo u oculte maliciosamente el que se haya realizado.

Además de las causas anteriores, la ley contempla una serie de causas específicas de desheredación y que pueden concurrir o no en las siguientes situaciones:

¿Qué causas permiten desheredar a los hijos?

Para desheredar a los hijos y descendientes:

  • Negar alimentos al padre o ascendiente que realiza la desheredación sin motivo aparente.
  • Injuriar o maltratar gravemente ya sea de obra o de palabra.

¿Qué causas permiten desheredar a los padres?

Para desheredar a los padres:

  • Haber sido privados de la patria potestad judicialmente por incumplimiento de los deberes que comporta.
  • Haber negado alimentos a sus hijos o descendientes sin motivo legítimo.
  • Haber atentado uno de los padres contra la vida del otro y no existiese entre ambos la reconciliación.

¿Qué causas permiten desheredar al cónyuge?

Para desheredar al cónyuge:

  • Incumplir grave o reiteradamente los deberes conyugales.
  • Negar alimentos a los hijos o al otro cónyuge.
  • Atentar contra la vida del cónyuge testador, si no hay reconciliación posterior.

¿Qué efectos tiene la desheredación?

El principal efecto de la desheredación es que quien ha sido desheredado queda privado de toda participación en la herencia.

Sin embargo, las donaciones que haya realizado en vida el testador en su favor no pueden ser revocadas salvo que el hecho que haya dado lugar a la desheredación sea también causa de revocación de la donación.

Si, con posterioridad, el testador y el desheredado se reconcilian, y desaparecen las intenciones de la desheredación, esta disposición quedará sin efecto.

La legítima del desheredado se transmitirá a sus hijos y descendientes quienes conservarán a su favor los derechos que pertenecían al desheredado en la herencia.

Deudas de la herencia

En caso de que la masa hereditaria contenga deudas y obligaciones frente a terceras personas contraídas por el causante fallecido, estos titulares de derechos frente a la herencia son Acreedores hereditarios.

¿Qué pueden hacer los Acreedores de la Herencia?

Si los acreedores están identificados en el testamento, son reconocidos por los coherederos, o tienen en su poder un título ejecutivo – cheques o resoluciones judiciales- puedenoponerse a la particiónde la herencia hasta que se les pague o se les asegure el pago de sus créditos, pero no pueden solicitar que se practique la división judicial de los bienes que componen la herencia.

Los acreedores hereditarios sí pueden ejercer acciones judiciales contra.

a.- La comunidad hereditaria

b.- Los coherederos en el juicio que corresponda.

La acción judicial contra cualquiera de estos dos destinatarios, no suspende el procedimiento de división judicial de la herencia.

Una vez que la división hereditaria se haya producido, los acreedores solamente podrán exigir el pago de las deudas, hasta el límite del importe de los bienes atribuidos a cada heredero si la herencia se aceptó a beneficio de inventario, o hasta el límite del total de la deuda, si no se hizo de esta forma.

¿Qué es la aceptación de la herencia “A beneficio de Inventario”?

Para que el heredero no tenga que responder con sus bienes de las deudas del fallecido, la ley establece la posibilidad de aceptar la herencia “a beneficio de inventario“, en cuyo caso el heredero:

a.- Sólo responderá de las deudas del fallecido hasta donde cubran los bienes de la herencia y;

b.- Sólo adquirirá los bienes que queden en la herencia una vez que se hayan pagado todas las deudas.

Para poder solicitar el beneficio de inventario debe ser efectuado siguiendo determinadas formalidades:

1.- El coheredero que hubiese pagado más importe de deuda de lo que corresponda a su cuota de participación en la herencia, puede reclamar a los demás esteexceso.

2.- Si uno de los coherederos es también acreedor del difunto, puede reclamar a los demás que se le abone el crédito pendiente de pago a su favor, reduciendo también de su parte, la cuota que le corresponda de la deuda.

3.- Si los acreedores lo son de uno o más de los coherederos pueden intervenir en la adjudicación de los bienes para evitar que se haga en fraude de sus intereses.

¿Se puede anular la Herencia?

Sí. La partición hereditaria puede anularse por las mismas causas que cualquier tipo de contrato, esto es, cuando se haga sin tener la capacidad suficiente o cuando vaya en contra de la ley.

En los casos en los que exista un perjuicio o lesión para alguno de los beneficiarios de la misma. Esta situación no siempre procede de una situación deudora de la masa hereditaria, sino que puede considerarse que existe este perjuicio si, entre el valor de los bienes que se le han atribuido y el valor de los adjudicados al resto, existe una diferencia de más de un 25 % del valor de los primeros.

¿Qué limites existen para impugnar la partición hereditaria?

Los limites para impugnar la partición por lesión salvo que perjudique la legítima de los herederos forzosos o pueda deducirse de alguna forma que la voluntad del testador, era distinta a la que después se hizo constar en el testamento.

Quien en su condición de heredero afectado por una masa deudora o por haberle sido lesionado en más de un 25% su derecho y pretenda rescindir la particióndispone de 4 años y deberá hacerlo a través del correspondiente procedimiento judicial.

En caso de que se haya interpuesto demanda judicial a los herederos, éstos podrán optar entre indemnizar al heredero por el perjuicio que se le ha causado o realizar una nuevapartición de los bienes que componen la herencia.

La acción judicial de rescisión de la partición de la herencia no puede ejercitarla el heredero que hubiese vendido totalmente o gran parte de los bienes inmuebles que se le hubiesen adjudicado.

¿Cómo se renuncia a la herencia?

Es posible que el heredero desee renunciar a la herencia. En este caso la renuncia habrá de hacerse siempre de forma expresa, en documento público, ante Notario o por escrito ante el juez si existe litigio o no ha habido testamento.

Si cuando el heredero renuncia concurren a la herencia otros herederos, éstos tendrán el denominado “derecho de acrecer”, esto es, a que la porción a la que el heredero ha renunciado se reparta proporcionalmente entre los que han aceptado la herencia.

Es posible que el beneficiario de una herencia decide renunciar a la misma para no verse obligado a entregar los bienes adjudicados a los acreedores en pago de las deudas pendientes, lo que sucede, por ejemplo, cuando alguien declarado insolvente recibe bienes de una herencia, y sus acreedores se enteran.

En este caso, si el deudor renuncia a la herencia, estará perjudicando a sus acreedores, por lo que la ley les permite oponerse judicialmente a dicha renuncia.

Sin embargo, los acreedores no tendrán ningún derecho sobre el sobrante de la porción hereditaria una vez abonadas las deudas.

La división de la herencia

Para proceder a dividir o partir la herencia, debe distinguirse si hay o no testamento, es decir si la herencia es testada o “ab intestato”.

¿Cómo se divide la herencia con testamento?

Si el causante o fallecido ha otorgado testamento, existe la posibilidad de que:

1.- El propio testador haya realizado la partición en su testamento.

2.- Que haya designado en el mismo a una tercera persona para que realice estas operaciones.

Si es el testador quien realiza la partición, se respetará la distribución de los bienes que haya realizado salvo que ésta perjudique a los herederos forzosos.

En el supuesto de que esta partición sea realizada por un tercero, se podrá impugnar judicialmente si los beneficiarios no están conformes con la valoración dada a los bienes o con la atribución de los mismos.

¿Cómo se divide la herencia intestada?

Si el causante o fallecido no ha otorgado testamento, dependerá de :

1.- Si los hijos o herederos fuesen mayores de edad o si, siendo menores, se encuentran debidamente representados, pueden distribuir la herencia entre sí como deseen, mediante un mutuo acuerdo.

2.- Si no consiguen ponerse de acuerdo podrán acudir al Juez, quien designará un “contador-partidor” para que realice la división de la herencia.

En todo caso, cuando una persona fallece sin testamento, antes de proceder a la partición y adjudicación de los bienes que componen la herencia, es necesario determinar quiénes son exactamente sus herederos, lo que se realiza mediante la llamada “declaración de herederos”.

¿En qué consiste la Declaración de Herederos?

Es la declaración solemne de que se es heredero.

La Declaración de Herederos puede realizarse de dos formas:

  1. Ante el Notario del lugar en el que el fallecido tuvo su último domicilio si los herederos son los descendientes, ascendientes o cónyuge.
  2. Ante el Juez del lugar en el que el fallecido tuvo su último domicilio si los herederos son parientes o personas distintas a los anteriores, por ejemplo, hermanos, tíos, amigos, etc.

En caso de ser judicial, la solicitud de la declaración de herederos se realiza por escrito dirigido a los Juzgados de Primera Instancia, adjuntando: (i) el certificado de defunción; (ii) el certificado de actos de última voluntad; (iii) el certificado de matrimonio; (iv) los documentos que en su caso acrediten el parentesco, etc.

Esta solicitud puede ser formulada por uno solo de los herederos en nombre de todos. En estos procedimientos siempre debe intervenir el Ministerio Fiscal.

La resolución judicial que ponga fin al procedimiento se pronunciará sobre qué personas son los herederos del fallecido y permitirá llevar a cabo la partición (o división) y adjudicación de la herencia.

¿Cómo afecta la Declaración de Herederos a la sociedad ganancial?

Al fallecer uno de los cónyuges se produce también la disolución del régimen económico matrimonial por lo que, antes de proceder a la división de la herencia, es necesario:

1.- Determinar qué bienes componen el patrimonio del viudo.

2.- determinar los que le corresponden al cónyuge fallecido.

Este trámite normalmente se realiza por escritura pública ante Notario, pero puede ser impugnada por los herederos forzosos si la liquidación del régimen matrimonial perjudica su legítima.

¿Qué es la colación hereditaria?

Salvo que se haya manifestado lo contrario, se entiende que las donaciones realizadas en vida por los padres a los hijos, suponen un adelanto de su participación en la herencia, por lo que, el valor de lo ya recibido deberá restarse de la cuota que le corresponda tras la partición.

La colación consiste en “traer” a la masa hereditaria bienes donados a favor de uno de los herederos, en vida del causante.

También pueden ser objeto de colación hereditaria, las ventas efectuadas a uno o varios herederos en vida del causante, por precios simbólicos que presupongan una donación de los mismos.

Los herederos no beneficiados con la donación o la venta por precio simbólico o no satisfecho, son los legitimados para interponer la “colación”, es decir para exigir que se “colacione”, esto es, que compute como parte de la herencia lo donado o vendido sin precio.

¿Cómo se divide la herencia extrajudicialmente?

Con independencia de que exista o no testamento, si los beneficiarios alcanzan un acuerdo para dividir la herencia, la partición y adjudicación de los bienes se podrá efectuar ante Notario, de forma amistosa.

La escritura notarial en la que se hagan constar las operaciones particionales deberá contener los siguientes elementos:

1.- Una descripción de los bienes que componen la herencia.

2.- el valor de los bienes

3.- La Declaración de los herederos, esto es, quiénes son los herederos.

4.- La cuota de los que les corresponde a cada uno de ellos sobre la herencia.

5.- Qué bienes se le atribuyen en pago de la cuota.

6.- La conformidad de los herederos con las cuotas.

Esta escritura de partición y adjudicación de herencia permitirá al beneficiario cambiar a su favor la titularidad de los bienes inmuebles en el Registro de la Propiedad.

En cambio, si no existe acuerdo entre los beneficiarios de la herencia, independientemente de que exista o no testamento, la partición se llevará a cabo o podrá ser impugnada judicialmente.

¿Cómo se divide judicialmente la herencia?

Es posible que cualquier coheredero o legatario solicite la división de la herencia siempre que ésta no deba realizarse por persona designada por el fallecido en el testamento o en este documento se requiera a los beneficiarios para que la realicen de mutuo acuerdo.

En tales casos, será necesario esperar a que la partición se realice para poder impugnarla.

El procedimiento judicial para solicitar la división de la herencia comienza con una demanda (obligatoria suscrita por Abogado y Procurador), a la que deben acompañarse los siguientes documentos:

1.- Certificado de defunción, el certificado del Registro de Actos de Ultima Voluntad (del Ministerio de Justicia) en el que conste que el fallecido no otorgó testamento.

2.- Documento que acredite que el demandante tiene la condición de heredero o legatario así como la documentación relativa a los bienes que componen la herencia.

Una vez solicitada judicialmente la división, y en los casos que sea necesario, se puede acordar la intervención de los bienes y la formación de inventario, así como el nombramiento de una persona que se encargue de la administración de los mismos.

Los herederos serán convocados a una Junta de Herederos, a la que también acudirá el Ministerio Fiscal si alguno de los herederos es menor o incapaz o ha sido declarado ausente y aún no se ha designado a su representante.

¿Qué es el Contador-Partidor?

En esta Junta Judicial para dividir la herencia, los interesados deben ponerse de acuerdo para nombrar a un profesional que determine las operaciones de división de la herencia. Es el “contador-partidor” hereditario.

También deben los herederos nombrar un Perito para valorar y tasar los bienes integrados o a integrar en la masa hereditaria

Si no se alcanza ningún acuerdo para señalar el contador-partidor y los peritos, se le designará por sorteo (el cargo de contador-partidor debe recaer sobre un abogado en ejercicio).

El contador-partidor es la persona que realiza las operaciones divisorias y está obligado a respetar, si existen, las reglas para la valoración de los bienes que hayan sido impuestas por el testador, siempre que éstas no perjudiquen a la legítima de los herederos forzosos.

Las operaciones de división tendrán una duración máxima de 2 meses.

El informe que emita el contador-partidor debe contener :

1.- Una relación de los bienes que componen la herencia.

2.- Valoración de los bienes inventariados.

3.- División que se practica de los mismos.

4.- Atribución a cada uno de los herederos de las cuotas o lotes en los que se divide la masa hereditaria.

¿Es posible la Oposición a las operaciones de división hereditaria?

Las operaciones efectuadas por el Contador-Partidor les serán comunicadas a todas las partes que intervengan en el procedimiento para que, si no están conformes, puedan oponerse a ellas en un plazo de diez días. Esta oposición debe formularse por escrito.

  • Si no se formula oposiciónel juez dictará una resolución por la que se aprobarán las operaciones divisorias.
  • Si se formula oposiciónel juez citará a las partes a una nueva comparecencia en la que se expondrán los motivos de dicha oposición y en la que incluso podrá acordarse la práctica de alguna prueba (por ejemplo, los herederos no están de acuerdo con la valoración que se ha dado a los bienes y se solicita una nueva tasación).

Desde ese momento, el procedimiento de división de la herencia se tramitará judicialmente como un juicio de los llamados “verbales”.

Una vez que se haya realizado la partición y la adjudicación, cada coheredero adquiere la propiedad y la posesión de los bienes que se le otorguen.

La resolución judicial que en su caso se dicte, permitirá al beneficiario cambiar a su favor la titularidad de los bienes inmuebles en el Registro de la Propiedad, aunque previamente se deberán liquidar los impuestos y tributos que sean aplicables.

Aceptación de la Herencia

La condición necesaria para que los herederos puedan hacerse con la propiedad de los bienes que componen la herencia del difunto, deben dar antes un paso fundamental: aceptar la herencia.

¿Cómo se acepta la Herencia?

En sí, la aceptación es una declaración por la que el sucesor manifiesta su deseo de convertirse en heredero del fallecido. Puede realizarse de dos maneras:

  1. De forma expresa, tanto en documento privado como mediante escritura notarial. Sin embargo, esta última forma resulta obligatoria cuando queremos, por ejemplo, vender a un tercero la vivienda que estamos heredando.
  2. De forma tácita, esto es, cuando la aceptación se sobreentiende por la realización de aquellos actos destinados a tomar posesión de los bienes que nos han sido otorgados.

¿Qué actos puede realizar el heredero para aceptar?

El que es llamado a una herencia puede optar por una de las tres alternativas siguientes:

  1. Aceptar la herencia “simplemente: Sólo es aconsejable realizarla “simplemente” en aquellos casos en los que exista la seguridad de que las deudas del fallecido no superan el importe de los bienes dejados en herencia, dado que si no fuese así, el heredero respondería con sus propios bienes de las deudas de la herencia que acepta.
  2. Aceptar la herencia “a beneficio de inventario: Es aconsejable en los casos en los que se duda de la solvencia del fallecido puesto que el heredero tan sólo responderá de las deudas del causante hasta el límite del importe de los bienes que le son adjudicados por herencia.

La aceptación “a beneficio de inventario” puede hacerse ante el Notario o agente consular si el beneficiario se encuentra en el extranjero, o ante un juez.

  1. Repudiar la herencia: Es una declaración por la que el sucesor rechaza de forma expresa la herencia y debe hacerse en escritura pública ante un Notario o judicialmente; no es posible por tanto repudiar la herencia de forma tácita.

¿Se puede aceptar parcialmente?

Tanto la aceptación como la repudiación de la herencia, una vez realizadas son irrevocablesno pueden ser parciales ni someterse a condición, esto es, no se puede aceptar o rechazar una parte de la herencia, ni imponer condiciones para aceptarla o rechazarla

Tampoco se puede requerir a un beneficiario para que acepte o rechace la herencia hasta pasados 9 días del fallecimiento del causante.

¿Todas las personas pueden aceptar una herencia?

Con algunas salvedades, pueden aceptar o repudiar la herencia todas las personas con capacidad suficiente para disponer de sus bienes libremente.

Hay algunas situaciones especiales en relación con la aceptación de la herencia que deben ser tenidas en cuenta:

a)     El menor emancipado: Por sí mismo sólo puede aceptar la herencia a beneficio de inventario para que sus propios bienes no queden vinculados a las posibles deudas de la herencia que acepta. Sin embargo, para aceptar la herencia simplemente o repudiarla necesitará el consentimiento de sus padres, tutor o defensor judicial.

b)     El menor no emancipado: La aceptación de la herencia debe ser realizada en su nombre por sus padres o aquellas personas que ostenten la patria potestad. Los padres o tutores necesitarán una autorización judicial para repudiar la herencia instituida a favor del hijo o tutelado.

c)     Los incapacitados: Dependerá de los límites de su incapacidad que será definidos por la sentencia correspondiente pero, en principio, el tutor (o el “curador” si la incapacidad es parcial) necesitará autorización judicial para aceptar la herencia simplemente o para repudiarla, no así para aceptarla a beneficio de inventario.

d)     El quebrado o concursado: Podrá aceptar por sí mismo la herencia a beneficio de inventario pero necesitará la autorización de los síndicos para aceptar libremente o repudiar la herencia.

e)     Si la herencia es dejada a los pobres: La aceptación deberá ser realizada por las personas encargas de la distribución de los bienes y se entenderá hecha a beneficio de inventario.

f)      Si la herencia se instituye a favor de una persona jurídica (por ejemplo, una fundación, asociación, empresa, etc.), la aceptación se realiza por sus representantes legales, quienes para repudiarla necesitarán autorización judicial.

¿Cuáles son los efectos de aceptar una Herencia?

Al aceptar la herencia, el beneficiario se convierte “oficialmente” en heredero y se sitúa en la posición del difunto respecto a la titularidad de sus bienes y derechos.

La aceptación o la repudiación de la herencia se entiende realizada en el momento de la muerte del causante, independientemente del tiempo en el que se realizase efectivamente, lo que quiere decir que los efectos de la aceptación o repudiación se retrotraen a la fecha del fallecimiento.

Si el heredero repudia la herencia y con ello se causa un perjuicio a sus acreedores, éstos podrán solicitar al juez que les autorice para aceptarla en su nombre. A los acreedores se les atribuirá la cantidad correspondiente hasta el límite del importe de sus créditos y si sobrase alguna cantidad de la porción hereditaria del que rechazó la herencia, ésta se repartirá entre el resto de los herederos.